Buscar
  • Katucan

Mitos sobre la alimentación húmeda en gatos


La alimentación húmeda en el gato supone beneficios para la salud en el manejo del sobrepeso así como la disminución del riesgo de alteraciones urinarias.

Las opciones comerciales para la alimentación del gato incluyen alimentos secos y alimentos húme­dos. Hay muchas formas de alimentos húmedos para gatos, con diferentes texturas y presentacio­nes, mousse, sobrecitos, trocitos, etc. Esto es muy positivo a la hora de encontrar un alimento con el que el gato disfrute y en consecuencia el pro­pietario también. Pero algunos propietarios pue­den ver estos alimentos como un premio o una recompensa ocasional y no conocen los potencia­les beneficios que su administración diaria puede tener en su gato, además de gustarle mucho.

Mito 1: los productos húmedos no alimentan como los secos

Los alimentos se clasifican según sean alimen­tos completos o complementarios. Un alimento completo es un alimento que por su composi­ción aporta todos los nutrientes y energía nece­sarios para el gato por sí solo. Es decir, cuando este alimento se administra de forma exclusiva, aporta todos los nutrientes necesarios de forma equilibrada.

Un alimento complementario no cubre las necesidades nutricionales de un gato o perro y aporta solamente algunos nutrientes. Ejem­plos de ello son los snacks o las galletas. Esta especificación de completo o complementario es la información más importante y de obligada aparición en todas las etiquetas de productos para gatos. El propietario no siempre es conocedor de estas categorías y sus implica­ciones para la salud del animal, con lo que es importante explicárselo y ayudarle a verificar que el alimento que está dando es completo y equilibrado para la especie y características de su animal, comprobándolo en la etiqueta.

Los alimentos húmedos completos pueden for­mar parte de la dieta diaria del gato de manera exclusiva o en combinación con alimento seco (alimentación mixta). Cuando incorporamos el alimento húmedo a la ración diaria del gato debemos ajustar las cantidades de alimento seco que ofrecemos para no dar de más y evitar que se engorde. Dar una latita o sobrecito equivale en energía a 17-24 g de alimento seco (según las calorías del alimento seco y del húmedo), con lo que si queremos administrar diariamente un sobrecito (85 g) a un gato disminuiremos la cantidad de alimento seco que le damos en 17 a 24 gramos, y si vamos a dar dos sobreci­tos (mañana y noche, por ejemplo cuando el propietario está en casa) daremos entre 34 a 48 gramos menos de seco.

Mito 2: La comida húmeda es grasa y engorda

Por similitud en la textura con alimentos humanos como el paté o el fuagrás, que son ricos en grasa y cuyo consumo se recomienda con moderación, algunos propietarios creen que los alimentos húmedos para gatos también son grasos y le pueden hacer engordar. Esto no es así: la composición de un alimento húmedo puede ser variable y contener menos grasa que un alimento seco. En cantidades controladas el alimento húmedo no aumenta el riesgo de que el gato engorde; de hecho, favorece el manejo de aquellos gatos con tendencia a engordar y se recomienda en estos casos. ¿Por qué?

Menos calorías

Aporta menos calorías por el mismo volumen que el alimento seco (figura 1), ya que contiene más agua. Por ello, podemos ofrecer al gato raciones más grandes de comida diariamente sin dar más calorías. Esto va a favorecer que el animal esté más tiempo comiendo y el pro­pietario no tenga la sensación de ofrecerle poca comida; así se evitará que le dé más (lo que lla­mamos efecto bol lleno).

Evita la sobrealimentación

Es más fácil sobrealimentar con alimento seco ya que es posible dejarlo disponible para el gato todo el día. Además, su densidad energética es alta y no se suele pesar cada día (el uso de vasos medidores puede ser inexacto). El alimento húmedo puede ayudar a los propietarios a alimentar menos y de forma más precisa a su gato: si tienen que dar un sobrecito o una latita es más difícil pasarse.

Efecto saciante

El alimento húmedo tiene un efecto saciante y favorece que el gato coma menos de forma voluntaria. En un estudio en el que se compa­raba cuánto comían los gatos alimentados con alimento húmedo o alimento seco se observó que los gatos alimentados con comida húmeda comieron voluntariamente cerca de un 25 % menos de calorías que aquellos a los que se les ofreció alimento seco. Además, a lo largo de las tres semanas del estudio, los gatos alimentados con el producto húmedo perdieron peso.


11 vistas
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • Instagram Black Round

© 2023 by Gracious Dwelling. Proudly created with Wix.com